La empresa Sipro, S. A. pasó de vender equipos electrónicos a convertirse en proveedor de insumos médicos al Ministerio de Salud y al IGSS. Uno de los propietarios es Alan Manuel Mejía Romero, amigo cercano de Alejandro Eduardo Giammattei Cáceres, hijo del presidente de la República.

Por Marvin Del Cid / Sonny Figueroa

Mientras los casos de coronavirus aumentan en el país, también se incrementan las ganancias de algunas empresas que se benefician de la emergencia sanitaria. La empresa Sipro, Sociedad Anónima es un ejemplo.

Desde el 17 de abril al 4 de junio, la empresa Sipro, S. A. ha obtenido contratos con el Estado por Q6,675,547 a través de 39 adjudicaciones, 36 del Ministerio de Salud Pública y Asistencia Social (MSPAS) y tres del Instituto Guatemalteco de Seguridad Social (IGSS).

Sipro, S.A. fue inscrita en Registro Mercantil con el expediente 23146-2009, registro 82414, folio 81 y libro 176, y su objeto, según la patente de comercio, es el siguiente: realizar todos los actos y contratos referentes al ramo de las actividades artísticas, dentro de ellos, la presentación de todo tipo de otras actividades licitas afines, conexas o relacionadas directa o indirectamente, necesarias o convenientes para el desarrollo de sus fines.

La empresa fue fundada por los hermanos Alan Manuel Mejía Romero y Velveth Marisol Mejía Romero. Ha tenido como representantes legales a Óscar Ely Guillermo Hidalgo Chávez, María del Rosario Rodríguez Gaitán De Polanco y el actual es Jesús Abigahil Gallegos Mayorga.

El acta constitutiva de la empresa fue elaborada por la notaria Hilda Jannette González Donado recientemente señalada por la Fiscalía Especial contra la Impunidad (FECI) de reunirse con el operador político Gustavo Alejos, ya que busca ser magistrada de Corte de Apelaciones.

En su página web Sipro, S.A. se describe como una empresa dedicada a la asesoría y venta de equipos de alta gama para la producción de eventos e instalaciones fijas. Sin embargo, en plena crisis sanitaria, la empresa cambio su giro de negocios y empezó a vender insumos hospitalarios.

Sipro se ubica en la 2 avenida 13-35 ofibodega los almendros, zona 17 y comparte oficinas con Blessure empresa dedicada al montaje de eventos, alquiler de audio, iluminación y pantallas. Alan Manuel Mejía Romero, ha sido representante legal y gerente de ambas.

Blessure también ha sido proveedor del Estado por Q1.7 millones del 2011 a 2015, sobre todo alquilando equipos de sonido.





Las 36 adjudicaciones realizadas al Ministerio de Salud fueron las siguientes: 18 ventas mascarillas quirúrgicas, nueve de N95, ocho de KN95 y una de lentes de bioseguridad. Estas hacen un monto de Q6,557,536.59

La venta más grande que hizo Sipro, S.A. al Estado fue al Área de Salud de Escuintla por la adquisición de 80,650 mascarillas N95 por un monto de Q2,169,475 (el precio unitario fue de Q26.90).

La segunda venta más costosa fue al Área de Salud de Chimaltenango por la compra de 175,000 mascarillas quirúrgicas a un precio de Q742,000 (el precio unitario fue de Q4.24). La tercera venta se hizo al Hospital Nacional Doctor Rodolfo Robles por 25,000 mascarillas KN95 a un precio de Q599,750 (el precio unitario fue de Q23.99).

Incluso, la empresa ha recibido varias adjudicaciones en un solo día. Por ejemplo, el 22 de mayo obtuvo cinco contratos y el cuatro de junio fueron tres.



Adjudicaciones a la empresa Sipro, S.A.


Amistad con el hijo del presidente

Alan Manuel Mejía Romero y Alejandro Eduardo Giammattei Cáceres se conocen desde hace más de ocho años y lo hicieron durante una reunión de amigos en común a donde ambos fueron invitados.

Han realizado varios viajes juntos al extranjero y el más reciente a Las Vegas, Estados Unidos en noviembre de 2019 con otro grupo de personas, según confirmaron varias fuentes consultadas.

Vox Populi y Artículo 35 tuvieron acceso a varias imágenes en las que se demuestra la cercanía entre ambos.





“Hace tres meses empezamos a vender mascarillas”

En 49 días, Sipro, S.A. ha recibido 39 adjudicaciones por un monto de Q6,675,547. En ese corto tiempo han recibido más compras que en los últimos siete años. Sus ventas al Estado en productos electrónicos del 2013 al 2019 suman Q4,882,016. En 2018, le vendió a la Confederación Deportiva Autónoma de Guatemala (CDAG) la pantalla para el Estadio Nacional Teodoro Palacios Flores Guamuch por Q2,450,194.21

En la actualidad uno de los productos que más promocionan en su perfil de Facebook son las mascarillas KN95. La empresa asegura que son el único distribuidor de mascarillas KN95 autorizado en Guatemala con sede en China. Este es un producto que le han vendido al Estado en ocho oportunidades.

Artículo 35 y Vox Populi se presentaron días antes a la sede de la empresa para preguntar por el precio de esas mascarillas y se nos dijo que empezaba desde Q24 y que el precio disminuía dependiendo de la cantidad de mascarillas que se compraran. Sin embargo, algunos de los precios de estas mascarillas que le han vendido al Estado están cerca de los Q30.

Días después, se llamó al número de planta de la empresa para pedir una entrevista con Alan Mejía, propietario de la empresa y amigo del hijo del presidente, para preguntarle sobre el inicio de la venta de mascarillas, por qué en ocaciones se vende más caro al Estado y su relación con Alejandro Giammattei Cáceres.

Diego Beber, uno de los encargados de la empresa dijo que tienen tres meses de estar vendiendo mascarillas y otros insumos médicos para los que tienen una patente. Aseguró que tuvieron que buscar otro tipo de negocio porque la venta de aparatos electrónicos no está funcionando en estos momentos.

“Nosotros somos un libro abierto, nosotros estamos haciendo bien las cosas. Simplemente somos una empresa que cuenta con la habilidad de las ofertas a nivel China y llegamos a tener contactos por el tema médico y de ahí se unen lo electrónico con lo médico. Nosotros le vendemos más a la iniciativa privada que al Estado (…) le vendemos a muchas empresas privadas y ahora le vendemos a la importadora Imporcom que es la que importaba 3M porque 3M canceló los pedidos para América Latina porque Estados Unidos canceló la importación de 3M. Ahí nosotros vimos la oportunidad porque tenemos que ver de qué existimos y por eso creamos una rama de negocios”.



Las mascarillas KN95 son las promocionadas por la empresa, pero han vendido más mascarillas quirúrgicas al Estado.


Con relación a por qué se vendía más caro al Estado, el representante de la empresa explicó que se debe a la variación de precios en la importación. “El tema es bien sencillo, dependen del envío. Los precios han ido fluctuando (varían). Los precios en diciembre eran de Q10 en el país de origen. Nosotros teníamos stock, pero el tema depende de que si usted lo trae aéreo o marítimo y ahí cambiar los precios. Seguramente ya hay fluctuación, es más creo que hay precios de Q22”.

Se solicitó tener una postura con Alan Mejía sobre su relación con el hijo del mandatario. Pero su asistente se comunicó con Vox Populi y Artículo 35 para invitar a un recorrido por la empresa. Se le comunicó a la persona que únicamente se necesitaba una postura, pero explicó que debía ser presencial en la sede de la empresa. Mas adelante la asistente pidió las preguntas por escrito las cuales se enviaron y aún se espera una respuesta.

Accion Ciudadana: Se debe investigar

Edie Cux, director de la organización Acción Ciudadana, dijo “que el Ministerio Público debe investigar las adjudicaciones realizadas a la empresa Sipro, S.A. debido a que hay varios indicios sobre posibles anomalías en las adjudicaciones, ya que esa empresa casi siempre presenta la oferta mas baja, además, por la amistad del dueño con el hijo del presidente”.

Cux también resaltó que la Contraloría General de Cuentas (CGC) debe poner atención a esas compras y a otras que se están haciendo en el Ministerio de Salud, así como en el Seguro Social.

Voy a pedir información

La Viceministra Administrativa de Salud, Elizabeth Quiroa, fue entrevistada sobre las adjudicaciones a Sipro, S.A. y resaltó que todas las unidades ejecutoras tienen que verificar que las empresas estén en orden.

“Se le ha pedido a cada una de las 86 unidades ejecutoras que revisen la situación del proveedor, cuál es su giro de negocios (…) además muchos de los productos que se están comprando necesitan registros”, dijo Quiroa.

Agregó: “Voy a pedir más información sobre este caso, pues no conocía lo que usted me dice y me sirve de alerta. A todos nos interesa somos guatemaltecos y estamos esperando que la utilización de los impuestos sean utilizados de forma transparente”.



Esta nota se hizo en conjunto con Artículo35.com