Candidatos hablemos de discapacidad

    0

    Por Otto Pereda

    Escribiendo en Vox Populi

    redaccion@voxpopuliguate.com

    Los guatemaltecos hemos perdido ya la cuenta de cuántos candidatos a la presidencia, alcaldías y diputaciones del país se inscribieron y cuántos aparecerán en las papeletas que el Tribunal Supremo Electoral (TSE) el próximo 16 de junio. Lo que sí tenemos claro es que el actual proceso electoral tiene características tan únicas y complejas que lo que verdaderamente importa, es decir: los planes de gobierno, la visión de país y la solución a los problemas macroeconómicos, de seguridad, certeza y agilidad jurídica y combate a la corrupción, entre otros tantos, han quedado relegados a segundo o tercer plano.


    Uno de los temas de los que pareciera se habla poco o nada en los discursos proselitistas es la discapacidad y las personas que viven en condición de discapacidad, uno de los varios sectores minoritarios de la población guatemalteca.


    Guatemala ocupa el noveno puesto como país con mayor densidad poblacional de América Latina y el primero a nivel centroamericano, con un promedio de 156 habitantes por kilómetro cuadrado; es decir, que en la actualidad somos poco más de 17.1 millones de guatemaltecos.
    Según los resultados de la Encuesta sobre Discapacidad, realizada en 2016 por el Institución Nacional de Estadísticas (INE) , con el apoyo del Consejo Nacional para la Atención de las Personas con Discapacidad (CONADI), el 10.2%, o sea 1.74 millones de guatemaltecos son personas con algún tipo de discapacidad.

    Sobre esa base cabe preguntarse, ¿existen en los planes de gobierno y propuestas de los candidatos de la actual contienda electoral, acciones concretas a atender las necesidades y demandas de las personas con discapacidad?, la respuesta, según lo poco que se conoce acerca de estos, parecería decir que no.


    Haciendo un mero ejercicio imaginativo y, centrándonos, por un instante, en los candidatos a la Presidencia de la República, me gustaría tener con ellos la siguiente conversación:


    Señor candidato, dígame:
    ¿Sabe usted qué es la discapacidad?
    ¿Conoce usted cuáles son las necesidades y demandas de las personas con discapacidad en Guatemala?
    ¿Tiene en su plan de gobierno políticas, planes, acciones y/o actividades concretas sobre temas de discapacidad y las personas que viven con esa condición?
    ¿Conoce usted qué es el CONADI, sus principios y funciones?
    ¿Sabe usted si hay personas con discapacidad afiliadas a su partido?
    ¿Tiene su partido candidatos con discapacidad inscritos a alguno de los cargos públicos para la actual contienda electoral?

    Es posible que la mayoría de los candidatos pudiera responder a una o dos de estas preguntas, pero deberíamos considerar, antes de arremeter en contra de ellos, plantearnos todos algunas de estas preguntas, para tener una idea más cercana acerca de este tema, como sociedad.


    Tal vez las preguntas que cuenten con respuestas más alentadoras sean las últimas dos, pues, según fuentes cercanas al CONADI, al inicio del proceso de inscripción de candidatos había un aproximado de 27 personas con discapacidad buscando participar como actores directos de la función pública y el quehacer nacional.

    Partiendo, entonces, de las reflexiones que pueden asomarse a raíz del ejercicio anterior, cabe preguntarnos, ¿si el 10% de los guatemaltecos vive en condición de discapacidad, por qué aún hoy no hay planteamientos concretos que procuren la atención y participación de las personas con discapacidad?

    Por último, se hace necesario reflexionar sobre la responsabilidad que tienen la sociedad civil y las instituciones públicas y privadas vinculadas con el tema en torno al poco conocimiento que los actuales y futuros actores políticos del país tienen acerca de las personas con discapacidad y sus necesidades particulares, sin que ello exima a estos últimos del deber de enterarse y empoderarse en temas de discapacidad. Lo que sí queda claro, a la vista de lo que aquí se ha intentado despejar, es que todos los actores mencionados deben buscar y mejorar sus estrategias de incidencia para que a futuro ese 10.2% de guatemaltecos sean considerados por los particos políticos y candidatos en sus propuestas para próximos procesos electorales.

    *Otto Pereda es escritor guatemalteco. Asesor en temas de discapacidad y tecnología. Ha sido dirigente de organizaciones de personas con discapacidad visual a nivel nacional y representante a nivel latinoamericano ante la Unión Mundial de Ciegos.

    Autor

    Share.

    Comments are closed.