El Remdesivir es un fármaco no recomendado por la Organización Mundial de la Salud (OMS) para tratar a pacientes de COVID-19 porque no existen estudios concluyentes de esa entidad sobre su efectividad; sin embargo, Guatemala aprobó su uso y una de las empresas preferidas para comprar este medicamento es La Botica, S.A.

    El presidente Alejandro Giammattei avaló con el apoyo de los ministros de Estado la utilización del Remdesivir en el país mediante un decreto gubernativo en junio de 2020. Con esta decisión se benefició a la empresa de sus amigos, Francisco Valdés Paiz y Jairo Ernesto Ponce Fernández alias “cuto”, quienes fueron sus financistas en las elecciones de 2019.

    La Botica, S.A. ha vendido más de Q70 millones al Instituto Guatemalteco de Seguridad Social (IGSS) y Ministerio de Salud en dosis de Remdesivir. La empresa vende un medicamento genérico elaborado en la India a casi el precio del fármaco original que se produce en EE.UU., esto porque el Instituto Nacional de Estadística (INE) establece precios de referencia de los medicamentos sin importar si son genéricos o de marca.

    Algunos de estos contratos que recibió la empresa de los amigos del mandatario fueron fraccionados, práctica que está prohibida en la legislación guatemalteca. Gerardo David Hernández García (actual viceministro de Hospitales), exdirector del Hospital General San Juan de Dios aprobó estas compras a favor de La Botica por más de Q3.3 millones.

    Sonny Figueroa
    sonnyfigueroa@voxpopuliguate.com
    Artículos de Sonny Figueroa

    Marvin Del Cid marvindelcid@voxpopuliguate.com
    Artículos de Marvin Del Cid

    La farmacéutica La Botica fue fundada el 22 de enero de 2013 por Jairo Ernesto Ponce Fernández y Francisco José Valdés Alvarado, ambos hijos del empresario de las medicinas Francisco José Ramón Valdés Paiz quien es socio en la empresa Lanquetín. Según los documentos públicos, también figura como fundadora Sara María Brates Gil, una de las propietarias de la cadena de farmacias Batres junto a su familia.

    De 2015 a 2019, esta empresa solo logró vender Q16.7 millones al Estado, pero durante los dos años y medio del gobierno de Alejandro Giammattei superó los Q200 millones en contratos con el IGSS y el Ministerio de Salud. Uno de los principales fármacos que vende esta compañía es el Remdesivir.

    El aumento en las ventas de La Botica, S.A. con el Estado se debe a la amistad entre el mandatario y Francisco Valdés Paiz. Ambos se conocieron en 2010 cuando compartieron prisión en la cárcel Mariscal Zavala. Valdés Paiz estuvo vinculado en la muerte del abogado Rodrigo Rosenberg Marzano en 2009 y Giammattei en la ejecución extrajudicial de reos en la Granja Penal Pavón ocurrida en 2006.

    Francisco Valdés Paiz, a quien cercanos le llaman “Francis”, estuvo junto a su hijo adoptivo Jairo Ernesto Ponce Fernández alias “cuto” apoyando a Giammattei durante la campaña electoral de 2019. Integrantes del partido político Vamos confirmaron a Vox Populi que Valdés Paiz fue financista del ahora presidente, aunque en el Tribunal Supremo Electoral (TSE), no aparecen registros.

    En 2019, Jairo Ponce acompañó a giras en el extranjero a Giammattei cuando recién había ganado las elecciones. En estos viajes iba Miguel Martínez con quien “cuto” y Francisco Valdés Paiz tienen una estrecha amistad. La relación entre los cuatro se ha fortalecido durante el gobierno y prueba de ello son los contratos millonarios a favor de La Botica, S.A.

    Miguel Martínez, Alejandro Giammattei, Francisco Valdés Paiz y Jairo Ponce. (Imagen: Vox Populi)

    La OMS no recomienda el uso del Remdesivir

    El 20 de noviembre de 2020 la Organización Mundial de la Salud (OMS) publicó el Ensayo clínico Solidaridad sobre tratamientos contra la COVID-19 con el objetivo de proporcionar resultados sólidos sobre si algunos fármacos pueden salvar vidas en personas hospitalizadas con COVID-19 en condición grave o crítica.

    En este estudio participaron 14 mil 200 pacientes de 600 hospitales ubicados en 52 países, así como 2 mil investigadores. En el caso del Remdesivir se estableció que “los resultados preliminares sugieren que este fármaco tuvo poco o ningún efecto en los pacientes hospitalizados con COVID-19, según lo indicado por la mortalidad general, el inicio de la ventilación y la duración de la estancia hospitalaria”.

    Posteriormente, en un comunicado de prensa la OMS explicó que se ¨ha publicado la recomendación condicional de que no se utilice Remdesivir en pacientes hospitalizados, independientemente de la gravedad de la enfermedad, ya que actualmente no hay pruebas de que el Remdesivir mejore la supervivencia en estos pacientes¨.

    Guatemala no hizo pruebas para medir el impacto del Remdesivir en pacientes con coronavirus y usó los estudios e informes de la Agencia Europea de Medicamentos (EMA, por su siglas en inglés) y de la Administración de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos (FDA, por sus siglas en inglés) para avalar su aplicación en el país.

    Al ser consultado el ministro de Salud, Francisco Coma, sobre el uso del Remdesivir en Guatemala explicó que “tenía autorización de dos entidades. Recuerde que durante el manejo de la pandemia se utilizaron muchos productos o esquemas de tratamientos muchos más basados en evidencia que basados en recomendaciones de organismos internacionales como la OMS”.

    El 23 de junio de 2020 mediante el acuerdo gubernativo 12-2020 Giammattei junto con los 14 ministros de Estado aprobaron el uso del Remdesivir en el país y lo declararon un “medicamento esencial” para tratar a pacientes con COVID-19. Este documento también pide a las empresas  que no realicen “prácticas desleales” que afecten la salud de los guatemaltecos como el acaparamiento de los fármacos.

    Sin embargo, existe una práctica desleal porque desde el Estado existe favoritismo a La Botica por la amistad entre Giammattei y Valdés Paiz. En las licitaciones millonarias que ha ganado esta empresa han participado otras compañías que han ofrecido precios más bajos del Remdesivir, pero se ha beneficiado a La Botica, S.A.

    El mismo presidente ha promovido el uso del Remdesivir en pacientes de COVID-19. El mandatario dio positivo de coronavirus el 18 de septiembre de 2020 y cuatro días después anunció que estaba en un tratamiento de ese medicamento. “Los médicos han tenido un tratamiento muy agresivo y este día me estarán administrando la quinta dosis de Remdesivir, yo esperaría dos dosis más”.

    Fragmento del acuerdo gubernativo 12-2020 con el que el presidente Alejandro Giammattei aprobó el uso del Remdesivir en Guatemala. (Imagen: Vox Populi)

    Guatemala compra Remdesivir genérico

    El Remdesivir es un antiviral creado por la empresa farmacéutica estadounidense Gilead Science, históricamente conocida por vender sus medicamentos a elevados precios. En junio de 2020, Gilead Science fijó el precio de cada dosis en US$390 (unos Q2950). Un tratamiento de diez dosis para tratar a pacientes de coronavirus sería de US$3 mil 900 (unos Q29 mil 500).

    Inicialmente el Remdesivir no fue creado para atender a pacientes de COVID-19, sino para contrarrestar los efectos de la hepatitis C, pero no tuvo efecto ante esa enfermedad. Posteriormente se usó en ensayos para combatir el ébola, pero tampoco funcionó por lo que se dejó de experimentar con ese fármaco.

    Cuando se empezaron a registrar los casos de COVID-19 en el mundo, la farmacéutica Gilead Science empezó a hacer estudios con el Remdesivir en pacientes con el apoyo del gobierno de Estados Unidos y meses después fue aprobado por la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA, por sus siglas en inglés) de ese país.

    Un estudio del Instituto de Revisión Clínica y Económica (ICER, por sus siglas en inglés), una organización sin ánimo de lucro que evalúa los ensayos y tratamientos médicos en Estados Unidos, calculó que el costo de manufactura de medicamento es de US$10 dólares (unos Q75) y que el precio de un tratamiento de diez días debería venderse en US$600 (unos Q4 mil 500).

    Anuncio sobre el lanzamiento del genérico del Remdesivir bajo la marca Remdac de la farmacéutica Cadila Healthcare. (Fotografía: PMFarma)

    El 13 de agosto de 2020 la farmacéutica india Cadila Healthcare anunció el lanzamiento de una versión genérica del Remdesivir bajo la marca Remdac con un precio estimado de US$36 (unos Q270) por dosis para los hospitales públicos y privados. Este genérico del Remdesivir es uno de los más baratos que se comercializa a nivel mundial.

    La agencia internacional de noticias EFE publicó una declaración de Sharvil Patel, director general de Cadila Healthcare en la que explica que ese genérico es el más barato del mercado. “Remdac es el fármaco más asequible, ya que nos gustaría que los pacientes tuvieran acceso a este medicamento fundamental en el tratamiento de la COVID-19”.

    A pesar que el Remdesivir elaborado por la farmacéutica Cadila Healthcare es el de menos costo en el mundo, La Botica, S.A. lo vende al Estado de Guatemala diez veces más caro. Según se constató en los registros de los contratos, esta empresa ha vendido este medicamento entre los Q2 mil 485 y Q2 mil 500.

    Vox Populi consultó a empresarios de la industria farmacéutica que han intentado importar Remdesivir a Guatemala y señalaron que si se compra en grandes cantidades las compañías productoras podrían disminuir el costo de una dosis de este medicamento hasta los US$20 (unos Q150).

    El 7 de febrero de 2022 el Ministerio de Finanzas y el Ministerio de Salud firmaron un contrato abierto con La Botica, S.A. para que durante un año sea el proveedor del fármaco Remdesivir. Se estableció que el precio de venta de cada dosis será de Q2 mil 485 (unos US$330), es decir, cada dosis del Remdesivir genérico (bajo costo) tendrá un precio similar al original.

    El Remdesivir vendido por La Botica, S.A. es la marca Remdac, un genérico elaborado por la farmacéutica india Cadila Healthcare. (Imagen: Vox Populi)

    Guatemala es uno de los países de Centroamérica en donde los medicamentos son más costosos porque las autoridades no regulan los precios y de esa manera beneficia a los empresarios farmacéuticos quienes históricamente financian campañas políticas, pero que no son reportados ante el TSE.

    Según el Instituto Nacional de Estadística (INE) el precio de referencia del Remdesivir se encuentra en Q2 mil 497. Al consultar si ese precio es para el antiviral original o genérico explicaron que “el precio de referencia es determinado a partir de las especificaciones técnicas del producto”. El INE no considera si un producto es de marca o genérico para establecer un precio de referencia.

    Al cuestionar al titular de la cartera de Salud, Francisco Coma, que los hospitales están comprando el Remdesivir genérico (el más barato en el mundo) a precio del original, argumentó que las decisiones las toman las unidades ejecutoras (los hospitales) con base a la disponibilidad y precio que ofrecen las empresas en Guatemala.

    “Se tiene que tomar en cuenta lo que hay en el mercado, no en lo que pasa en el mundo. Es un tema de oferta y demanda, ¿que hay en el mercado? y con base a eso se hacen las contrataciones. La mayoría de compras son ejecutadas a nivel de las  unidades ejecutoras y ellos tienen un comité de farmacoterapia. Suben sus eventos y con base a eso toman sus decisiones basado en disponibilidad y precio”.

    ¿Qué es un medicamento genérico?

    Según la Administración de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos un medicamento genérico es un medicamento creado para ser igual a un medicamento de marca ya comercializado en cuanto a su dosificación, seguridad, potencia, vía de administración, calidad, características de rendimiento y uso previsto.

    Esta institución señala que los medicamentos genéricos utilizan los mismos ingredientes activos que los medicamentos de marca y funcionan de la misma manera, por lo que tienen los mismos riesgos y beneficios que los medicamentos originales.

    La misma agencia estadounidense explica que los fármacos genéricos tienden a costar menos que los de marca porque los fabricantes de medicamentos genéricos no tienen que repetir los estudios en animales y estudios clínicos (en humanos) que fueron exigidos a los medicamentos de marca para demostrar su seguridad y eficacia.

    La Administración de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos puntualiza que, aunque los medicamentos genéricos tienen el mismo efecto terapéutico que sus equivalentes de marca, generalmente se venden con descuentos sustanciales, de hasta 85 % menos en comparación con el precio del medicamento de marca.

    La Botica y sus contratos millonarios de Remdesivir

    Desde el inicio de la pandemia el IGSS  ha atendido a 800 mil 129 afiliados por coronavirus y tienen registrados el fallecimiento de 4 mil 575 personas. En el caso del Ministerio de Salud Pública y Asistencia Social se tiene un registro de 64 mil 541 pacientes atendidos y 11 mil 572 decesos. En los pacientes críticos se usa el fármaco Remdesivir, según los manuales de salud y el seguro social.

    Un paciente de COVID-19 necesita en promedio cinco o diez dosis de Remdesivir, dependiendo de su condición de gravedad. De esa cuenta el Ministerio de Salud Pública ha atendido a 2 mil 805 pacientes con este medicamento (no se explicó la cantidad de dosis por paciente). En el caso del Seguro Social se informó que se giraron 1 mil 157 recetas para usar Remdesivir en en sus afiliados (no se informó el número de pacientes y la cantidad de dosis usada por persona).

    La Botica, S.A. fue una de las primeras empresas a las que se les aprobó una licencia sanitaria para comercializar el Remdesivir en Guatemala. El Departamento de Regulación y Control de Productos Farmacéuticos y Afines (DRCPFA) del Ministerio de Salud Pública es la institución que aprueba estas peticiones de las farmacéuticas.

    En las licitaciones millonarias que ha obtenido la empresa de la familia Valdés Paiz otras empresas han denunciado que dicho departamento se atrasa en la entrega de sus licencias sanitarias para que no puedan competir con La Botica. Estas empresas ofrecen mejores precios para comprar el Remdesivir.

    La jefa de ese departamento es Karem Sagastume y depende administrativamente del viceministerio técnico de salud a cargo, Leslie Lorena Samayoa Jerez a quien se trató de localizar para tener su versión, pero no fue posible.

    El contrato más grande que ha recibido La Botica, S.A. fue el de Q39.1 millones para abastecer de 15 mil 734 dosis de Remdesivir a diez hospitales del Instituto Guatemalteco de Seguridad Social. Las dosis se vendieron a Q2 mil 285 cada una.

    En dicho concurso que se habilitó el 28 de octubre de 2021 participaron cinco empresas, de las cuales tres cubrían la cantidad de dosis que requería el seguro social. La Botica ofreció el precio más alto, mientras que la farmacéutica Pharmoz, S.A. otorgaba las dosis por Q29.8 millones, Q9.2 millones menos que la oferta de La Botica, pero no contaba con licencia sanitaria.

    Pharmoz, S.A. presentó una inconformidad al IGSS señalando que tenían un mejor preció y denunciaron que el Departamento de Regulación y Control de Productos Farmacéuticos y Afines del Ministerio de Salud atrasaba la entrega de su registro sanitario. Señalaron que existe un “modus operandi” para retrasar la entrega de este documento a otras farmacéuticas y favorecer en este caso a La Botica, Sociedad Anónima.

    Inconformidades presentadas en la licitación de Q39 millones otorgada a La Botica, Sociedad Anónima. (Imagen: Guatecompras)

    Las inconformidades fueron rechazadas por la junta licitadora del IGSS bajo el argumento que ellos no elaboraron las bases del concurso, sino era el departamento de compras. A pesar de las denuncias de preferencia a la empresa de la familia Valdés Paiz el contrato fue otorgado a La Botica.

    Al consultar a Evelin García, jefa del Departamento de Abastecimiento del IGSS sobre la decisión de usar el Remdesivir en sus afiliados dijo que las compras se hicieron por los decretos emitidos por el gobierno (aprobados por el presidente Alejandro Giammattei y sus ministros) en el que se aprueba el uso de ese fármaco.

    “Hubo un comité a nivel nacional el que estuvo tomando las acciones y los estudios necesarios para concretar la efectividad de varios medicamentos para tratar el COVID-19 en pacientes moderados y críticos (…) Se basó en los decretos establecidos por el gobierno. Todos los decretos que fueron generados especifican los nombres de los medicamentos que se debía utilizar dentro de los cuales estaba considerado el Remdesivir”.

    El favoritismo a La Botica, S.A. también se puede corroborar en la fecha de los contratos que ha recibido de los hospitales del sistema público de salud. En 56 días del año 2021 (del 22 de octubre al 16 de diciembre) esta empresa recibió 25 contratos por un total de Q29 millones para abastecer de Remdesivir.

    Listado de los 25 contratos que recibió La Botica en menos de dos meses:

    FechaHospitalMontoDosis
    22/10/21Hospital Nacional Especializado de Villa NuevaQ998 mil400 dosis
    25/10/21Hospital de NebajQ3.2 millones1,282 dosis
    26/10/21Hospital de RetalhuleuQ1 millón400 dosis
    27/10/21Hospital Nacional Ernestina García Vda. de RecinosQ648 mil260 dosis
    28/10/21Hospital Fray Bartolomé de las CasasQ249 mil100 dosis
    28/10/21Hospital de la Amistad Japón – GuatemalaQ750 mil301 dosis
    3/11/21Hospital Regional de Cuilapa ‘Licenciado Guillermo Fernandez Llerena’Q6.2 millones 2,500 dosis
    3/11/21Hospital Regional de CobánQ623 mil250 dosis
    3/11/21Hospital de San VicenteQ598 mil240 dosis
    4/11/21Hospital Regional de Huehuetenango “Dr. Jorge Vides Molina”Q1.5 millones602 dosis
    9/11/21Hospital de Infectología y RehabilitaciónQ149 mil60 dosis
    10/11/21Hospital Regional de OccidenteQ1.9 millones800 dosis
    11/11/21Hospital de ChiquimulaQ149 mil60 dosis
    12/11/21Hospital Pedro de Bethancourt (Antigua Guatemala)Q7.2 millones2,900 dosis
    15/11/21Hospital Nacional de ChimaltenangoQ678 mil272 dosis
    15/11/21Hospital General Tipo I de TecpánQ394 mil158 dosis
    16/11/21Hospital Nacional de San Marcos, “Dr. Moises Villagran Mazariegos”Q1.5 millones600 dosis
    18/11/21Hospital de Especialidades Rodolfo RoblesQ124 mil50 dosis
    23/11/21Hospital Distrital de BarillasQ149 mil60 dosis
    23/11/21Hospital Regional de QuichéQ174 mil70 dosis
    29/11/21Hospital de UspantánQ224 mil90 dosis
    30/11/21Hospital Distrital de Poptún, PeténQ249 mil100 dosis
    7/12/21Hospital Nacional de Malacatán, San MarcosQ459 mil 184 dosis
    15/12/21Hospital Temporal del Parque de la IndustriaQ1.6 millones650 dosis
    16/12/21Hospital General San Juan de DiosQ1.9 millones800 dosis

    El Hospital General y sus compras fraccionadas a La Botica

    La Ley de Contrataciones del Estado prohíbe que las instituciones públicas hagan compras fraccionadas porque con esta práctica se beneficia a ciertas empresas. El artículo 81 de esta ley señala que se entenderá como fraccionamiento, cuando una misma unidad ejecutora realice varias adquisiciones con el propósito de evadir la cotización y licitación.

    Además, agrega: “Se incurrirá en fraccionamiento cuando una misma unidad ejecutora realice compras directas de baja cuantía o compras directas del mismo bien o servicio, durante un mismo cuatrimestre del ejercicio fiscal, cuya suma exceda el monto a partir del cual la cotización pública es obligatoria”.

    Durante el 2021, el Hospital General San Juan de Dios realizó compras directas (fraccionadas) del medicamento Remdesivir a favor de La Botica, S.A. Con esto se evitó la publicación de cotizaciones (compras superiores a los Q90 mil y por debajo de los Q900 mil) y licitaciones (compras por arriba de los Q900 mil).

    Estas compras directas a La Botica, S.A. del medicamento Remdesivir se hicieron con el aval del entonces director ejecutivo del hospital, Gerardo David Hernández García, quien en la actualidad es viceministro de Hospitales del Ministerio de Salud.

    Las adquisiciones también fueron aprobadas por Iris Haydee García De León, jefa del Departamento de Farmacia Interna; Carmen Julia González Hidalgo, jefa de Departamento de Compras; Eder Medardo López Morales, jefe del Departamento de Presupuesto y Erick Roberto Ramírez Andrade, gerente Administrativo y Financiero.

    Durante su gestión como director ejecutivo del Hospital General San Juan de Dios, Gerardo David Hernández García aprobó cuatro procesos de fraccionamiento de compras a favor de la empresa de Francisco Valdés Paiz y Jairo Ponce.

    El 13 de agosto de 2021 se aprobaron 10 compras directas a favor de La Botica, S.A. por un monto total de Q898 mil 200 y 360 dosis de Remdesivir. Cada compra fue por un monto de Q89 mil 820 por 36 dosis de Remdesivir. Esto debe hacerse a través de una cotización pública según la Ley de Contrataciones del Estado.

    Los requerimientos del Remdesivir en el Hospital General San Juan De Dios fueron firmados por cinco encargados entre ellos el entonces director, Gerardo David Hernández García. (Imagen: Guatecompras)

    Durante tres días de septiembre de ese año el Hospital General San Juan de Dios adjudicó contratos fraccionados a La Botica, S.A. por el medicamento Remdesivir:

    • 06/09/2021
    • 6 compras directas
    • Cada una de Q89 mil 820
    • Monto final: Q538 mil 920
    • Dosis: 216

    • 08/09/2021
    • 13 compras directas
    • Cada una de Q89 mil 820
    • Monto final: Q1 millón 167 mil
    • Dosis: 468

    • 07/09/2021
    • 8 compras directas
    • Cada una de Q89 mil 820
    • Monto final: Q718 mil 560
    • Dosis: 288

    De haberse seguido el procedimiento que establece la Ley de Contrataciones del Estado para estas compras se debió hacer una licitación pública.

    Al respecto el ministro de salud, Francisco Coma, justificó que ese tipo de compras se hacen en muchos hospitales con el objeto de tener abastecimiento dado que las cotizaciones y licitaciones duran mucho tiempo. Agregó que la prioridad era tener medicamentos para atender a los pacientes de COVID-19.

    “Yo no tengo una intervención directa en las compras de las unidades ejecutoras. Muchas veces se interpreta que el fraccionamiento es ilegal y no necesariamente es un tema ilegal. El fraccionamiento muchas veces obedece a la capacidad real de contar con un producto dado que un evento (cotización o licitación) tarda muchísimos meses (…) es difícil, en momentos de emergencia tan complicados como los que se pasaron en su momento se tenía que recurrir en temas que tenía que ver con las cantidades de producto y el poder darle el medicamento al paciente”.

    Gerardo Hernández dejó de ser director del Hospital General San Juan De Dios el 18 de mayo de 2022 para asumir como viceministro d e Hospitales del Ministerio de Salud. (Fotografía: Facebook)

    Vox Populi consultó el informe de auditoría de la Contraloría General de Cuentas del año 2021 para verificar si identificó y denunció las compras fraccionadas que realizó el Hospital General San Juan de Dios y a la autoridad en ese entonces, Gerardo David Hernández García, actual ministro de Hospitales, pero para los auditores estas compras fraccionadas pasaron desapercibidas.

    Por los contratos a favor de La Botica, S.A., el Remdesivir genérico que venden al Estado y por su relación con el presidente Alejandro Giammattei el pasado 29 de junio se visitó la sede de la empresa para buscar una reunión con Francisco Valdés Paiz y Jairo Ernesto Ponce Fernández y una trabajadora indicó que no formaban parte de la compañía.

    Autores

    • Sonny Figueroa

      Periodista en medios radiales y escritos. Es colaborador para la agencia de noticias Associated Press -AP-. Publicó reportajes e investigaciones para los medios: No-Ficción, Nuestro Diario, Soy502, y Diario La Hora. En 2017, fundó Vox Populi, un medio que impulsa el periodismo de investigación.

    • Marvin Del Cid

      Periodista especializado en investigación y temas políticos. Formó parte de Prensa Libre y coordinó el equipo de investigación de elPeriódico. Además, fue jefe del área digital de noticias de Emisoras Unidas y estuvo a cargo del área de investigación en TV Azteca Guatemala. Profesor universitario.

    Share.

    Comments are closed.