La dictadura de la mentira…

0

Por Víctor Roblero

Hijo de la Universidad Pública. Economía y Ciencia Política para la transformación de la realidad de nuestro pueblo.

redaccion@voxpopuliguate.com


Guatemala es el experimento de 70 años de gobiernos de derecha, algunos bajo las dictaduras más sangrientas de Latinoamérica, todos ellos guardan un elemento en común: el poder real, detrás del poder formal, una narco oligarquía en términos económicos y políticos, una élite con complejo de realeza en términos sociológicos e históricos y desde cualquier punto de vista un grupo criminal, perfectamente organizado con un único objetivo: La cooptación y secuestro del Estado guatemalteco para ponerlo, como desde la época colonial, en función exclusiva de sus intereses, su beneficio y sus privilegios, y, que cuando ve amenazados sus privilegios, los cuales ha mantenido por siglos, es capaz de mover toda su estructura para perseguir, secuestrar, asesinar a los líderes sociales que se atrevan a hacerlo, como ejemplo sólo en el Conflicto Armado Interno, asesinaron a más de 200 mil guatemaltecos, desaparecieron a otros 46 mil. Estamos hablando de la oligarquía más peligrosa y criminal de Latinoamérica.

Uno de los principios fundamentales de una república es la representatividad y la división de poderes, asunto que no está incluido en la agenda oligárquica pues su principio fundamental es la representación exclusiva de sus intereses y la subordinación del Estado al grado de convertirlo en un instrumento corporativo más de sus extensas redes de poder. Toda esta configuración de estado ha dado como resultado que uno de los países con la mayor producción de alimentos en el istmo sea, paradójicamente, el país con más niños desnutridos de Latinoamérica, el sexto a nivel mundial.

Guatemala es el país que más helicópteros, jets y yates factura en Centroamérica, pero es el país con más niños descalzos en sus calles. No es mi objetivo el relato descriptivo del oscuro caso guatemalteco con el fin de hacer terapia o la simple y estéril catarsis para victimizar a nuestro pueblo ¡no! Es que creo que para transformar las cosas debemos empezar a llamarlas por su nombre y que las nuevas generaciones entendamos que la razón del subdesarrollo, pobreza, miseria y desgracia de nuestro pueblo tiene un responsable directo y que la única forma de derrotarlo es la organización popular a todo nivel.

El escenario es adverso, oscuro, pues este grupo criminal acaba de consolidarse como una dictadura al secuestrar de la forma mas absurdamente descarada todos los poderes del Estado con la complicidad de un ejército de políticos, muchos de ellos egresados de la universidad pública, cuya formación fue pagada con impuestos del pueblo. Viven del pueblo y traicionan al pueblo. El enemigo no sería tan fuerte si en algunos casos, como en este, no tuviera como cómplice a su propia víctima. Frente a la desesperanza nuestra generación esta obligada a ser la esperanza, frente a la oscuridad de la ignorancia debemos en la luz de la verdad, contándole a nuestro pueblo el motivo de su sufrimiento, pero también contándole que es posible ponerle un fin a su dolor y acabar con su pesadilla.

Ninguna revolución en la historia de la humanidad hubiese sido posible sin la participación organizada de su juventud, sin su energía, sin su inteligencia; la Revolución Francesa, la Revolución Mexicana, La Revolución de Octubre de 1944, todas tienen como elemento común el protagonismo en primera línea de su juventud. Es momento entonces de asumir nuestro papel en la historia o seremos recordados como la generación a la que agraviaron, insultaron, humillaron y se quedó callada. El momento es adverso, pero es cuestión de tiempo, el tiempo mismo y la historia están de nuestro lado. Es la verdad nuestra única arma frente a la dictadura de la mentira…

Share.

Leave A Reply