Semanas antes de dejar sus cargos los entonces magistrados de la Corte Suprema de Justicia (CSJ) encabezados por Silvia Patria Valdés Quezada fueron beneficiados con pasaportes diplomáticos con los que gozan de “inmunidad internacional”.

Documentos a los que tuvo acceso Vox Populi confirman que a cuatro meses de haber entregado sus puestos los exfuncionarios judiciales mantienen las credenciales a pesar que el Código de Migración establece que deben avisar en un periodo no mayor de 30 días que ya no están en el cargo .

Manuel Estuardo Rodriguez Valladares, director del Instituto Guatemalteco de Migración (IGM), nombrado por Alejandro Giammattei y quien continua en el cargo en el gobierno de Bernardo Arévalo, fue el encargado de emitir las credenciales diplomáticas que siguen usando los exmagistrados de forma ilegal.

Este tipo de documentos otorgan beneficios a quienes los portan, por ejemplo, que sus maletas no sean registradas en las salidas e ingresos de las terminales aéreas y que no se les solicite visa en ciertos países que lo requieren regularmente.

Este privilegio de pasaportes diplomáticos del que gozan los magistrados de la CSJ surge en 2016 cuando el Congreso de la República aprobó el Código de Migración. Dicho decreto se aprobó cuando tenía el control del Organismo Legislativo la UNE, TODOS y FCN-Nación.


Sonny Figueroa
sonnyfigueroa@voxpopuliguate.com
Artículos de Sonny Figueroa

Marvin Del Cid marvindelcid@voxpopuliguate.com
Artículos de Marvin Del Cid


Silvia Patricia Valdés Quezada, Blanca Aida Stalling Dávila, Vitalina Orellana y Orellana, Delia Marina Dávila Salazar, Nery Osvaldo Medina Méndez, José Antonio Pineda Barales y Sergio Amadeo Pineda Castañeda recibieron sus pasaportes diplomáticos entre el 7 de julio y 18 de agosto de 2023.

Estas personas debieron dejar sus cargos en octubre de 2019, pero permanecieron por otros cuatro años. Finalmente, el 17 de noviembre de 2023, los diputados eligieron a sus sucesores. Han transcurrido más de cuatro meses desde entonces y siguen manteniendo sus credenciales diplomáticas.

El artículo 94 del Código de Migración en su tercer párrafo establece que una vez que hayan dejado sus puestos, los pasaportes de los ahora exmagistrados dejarán de tener vigencia, sin embargo, los documentos siguen con validez según constató Vox Populi.

“Los pasaportes oficiales y diplomáticos tendrán vigencia en razón de la compatibilidad con el período de gobierno en el que fue extendido o bien en razón de cesar en el cargo público del funcionario. Las instituciones del Estado que hayan solicitado pasaportes oficiales o diplomáticos deberán informar al Instituto Guatemalteco de Migración en un período no mayor de treinta días del cese de los funcionarios en su cargos”.

Se desconoce los años de vigencia que tienen los pasaportes diplomáticos que se dio a los exmagistrados debido a que la fecha de expiración varía para cada funcionario. Por ejemplo, a los empleados del Ejecutivo se les otorga este documento por los cuatro años que dura la administración de turno.

La exmagisrada Silvia Patricia Valdés era la presidente de la CSJ cuanso se tramitaron las credenciales diplomáticas para ella y otros siete exmagistrados la CSJ. (Fotografía: Redes Sociales)

Dos fuentes consultadas que trabajan en el Instituto Guatemalteco de Migración explicaron que no actúan de oficio para anular los pasaportes diplomáticos, sino que esperan a que las instituciones les notifiquen que dichas personas dejaron el cargo o bien que el beneficiado regrese el documento.

“Esos magistrados dejaron sus cargos el año pasado. Deberían devolver los pasaportes al momento de entregar sus cargos, pero así no pasa, ellos los tienen vigentes y los puede seguir utilizando y eso es ilegal”, explicó un trabajador.

“Así como esos (exmagistrados) hay otros casos de personas que fueron funcionarios y que siguen teniendo su pasaporte diplomático. Si  lo siguen teniendo es porque migración se los permite”, recalcó el otro empleado del IGM.

El artículo 94 del Código de Migración indica que las instituciones “deberán informar al Instituto Guatemalteco de Migración en un período no mayor de treinta días del cese de los funcionarios en su cargos” para ellos anular los pasaportes diplomáticos.

En una solicitud de información pública que Vox Populi hizo al IGM se estableció que estos documentos siguen vigentes y citaron el artículo 94 del Código de Migración para evitar su responsabilidad sobre la vigencia de estos pasaportes y agregaron: “El titular del pasaporte, será responsable de su uso”.

De esta forma evadieron sus responsabilidades y permiten que esos docmentos puedan ser mal utilizados.

Vitalina Orellana y Orellana07/07/2023
Blanca Aida Stalling Dávila07/07/2023
Dalia Marina Dávila Salazar07/07/2023
Nery Osvaldo Medina Méndez07/07/2023
Silvia Patricia Valdés Quezada07/07/2023
José Antonio Pineda Barales18/08/2023
Sergio Amadeo Pineda Castañeda18/08/2023
Los nombres de los entonces magistrados de la CSJ y la fecha en la que les fue tramitado el pasaporte diplómatico. (Crédito: Vox Populi)

El trámite de estos pasaportes diplomáticos de los que gozan los exmagistrados de la CSJ  fue diferente al que hacen los guatemaltecos.

La jefatura de protocolo de la CSJ requirió al IGM que enviaran empleados para atender personalmente a cada funcionario en su oficina. Una gestión personalizada en comparación a las largas filas que hacen las personas en las oficinas de dicha institución a nivel nacional. Eso contrasta con el tiempo que muchas personas  esperan para tener su pasaporte oridinario, ya que pueden ser hasta de seis meses.

Este favoritismo del pasaporte diplomático para los entonces magistrados de la Corte Suprema de Justicia lo aprobó Manuel Estuardo Rodríguez Valladares, quien fue nombrado por Alejandro Giammattei. Durante el gobierno de Bernardo Arévalo sigue en su cargo.

Vox Populi cuestionó a la Secretaría de Comunicación Social de la Presidencia sí dicha persona fue considerada para los cuatro años del gobierno o si actualmente se está buscando su remplazo, pero no hubo respuesta.

Beneficio del pasaporte diplomático

El 18 de septiembre de 2016, el Congreso de la República aprobó el Código de Migración el cual derogó la Ley de Migración de 1998. Esta nueva normativa adoptó una perspectiva orientada a derechos humanos, pero los congresistas aprovecharon para darse el beneficio del pasaporte diplomático.

La Ley de Migración de 1998 en el artículo 56 establecía que únicamente el personal del Ministerio de Relaciones Exteriores tenía derecho al pasaporte diplomático. Con la nueva ley de 2016 se incluyó a ese listado al presidente, vicepresidente, diputados del Congreso de la República y magistrados de la Corte Suprema de Justicia.

En su momento dicha reforma generó críticas porque el pasaporte diplomático podría ser mal utilizado por las nuevas personas que lo tendrían. Además, porque tanto como los diputados y magistrados no realizan funciones en el exterior, sino que solo van de viaje por eventos o conferencias que tienen.

Días antes de dicha aprobación del Código de Migración, Diario La Hora entrevistó al excanciller y abogado constitucionalista, Carlos Molina Mencos quien dijo que “el pasaporte diplomático se presta para mucho porque hay diplomáticos a nivel internacional que gozando de ese beneficio que no pagan las multas y rentas que se les imponen”.

En la nota se agregó: “Esta acreditación se le puede dar un mal uso como abusos, prebendas y contrabando porque es una especie de inmunidad internacional. Quienes gozan de este pasaporte no los registran en las aduanas, salvo con su previa autorización”.

El artículo 36 de la Convención de Viena sobre Relaciones Diplomáticas señala que los estados receptores de las personas que tienen pasaporte diplomático darán “exención de toda clase de derechos de aduana, impuestos y gravámenes conexos”.

También señala que:⁠ “⁠El agente diplomático estará exento de la inspección de su equipaje personal, a menos que haya motivos fundados para suponer que contiene objetos cuya importación o exportación esté prohibida por la legislación del Estado receptor”.

Consultado un actual diplomático del Ministerio de Relaciones Exteriores dijo que en los aeropuertos no se hace revisión cuando se muestra el pasaporte diplomático. “No se nos revisa el equipaje. Las revisiones no son tan rígidas como están establecidas en el Convención de Viena”.

Agregó: “Los pasaportes dan beneficios como pasar por un área especial en los aeropuertos y otros tratos preferenciales de las autoridades migratorias. De igual manera en aduanas las maletas no son revisadas”.

Durante la presidencia de Mari Taracena como presidente del Congreso de la República se aprobó el Código de Migración que brinda pasaporte diplomático a los diputados y magistrados de la CSJ. (Fotografía:: Diaro La Hora)

Los nuevos magistrados

Si bien este beneficio (pasaportes diplomáticos) se aprobó en 2016 fue hasta enero de 2018 que entró en vigencia porque la Procuraduría General de la Nación (PGN) impugnó la aprobación del Código de Migración ante la Corte de Constitucionalidad (CC) que posteriormente avaló lo actuado por el Congreso de la República.

De esa cuenta, los 13 actuales magistrados de la CSJ ya tienen sus pasaportes diplomáticos. Según los registros del Instituto Guatemalteco de Migración fue el 31 de enero de 2024 que se les entregó sus credenciales a la mayoría de ellos

Estos son los 13 magistrados de la Corte Suprema de Justicia

  • Óscar Ruperto Cruz Oliva (31 de enero)
  • Elvia Esther Velázquez Sagastume (31 de enero)
  • René Guillermo Girón Palacios (31 de enero)
  • Ever Obdulio Barrientos Padilla (31 de enero)
  • Gustavo Adolfo Morales Duarte (31 de enero)
  • Jorge Eduardo Tocux Coyoy (31 de enero)
  • Claudia Lucrecia Paredes Castañeda (31 de enero)
  • Ronald Manuel Colindres Roca (31 de enero)
  • Héctor Ricardo Echeverría Méndez (31 de enero)
  • Manuel Reinaldo Duarte Barrera (27 de julio de 2023)
  • Venecia Contreras Calderón (31 de enero)
  • Carlos Humberto Rivera Carrillo (6 de febrero)
  • José Luis de Jesús Samayoa Palacios (31 de enero)

A pesar que el IGM emitió las credenciales diplomáticas a las nuevas autoridades del Organismo Judicial no ha anulado los pasaportes de los anteriores magistrados.

Casos de lavado de dinero

A nivel internacional han ocurrido diversos casos en los que se han usado pasaportes diplomáticos para cometer ilícitos. En Guatemala no hay casos de este tipo, pero sí algunos permisos especiales para personas vinculadas a políticos.

​​En 2015, una investigación del Consorcio Iberoamericano de Periodistas de Investigación (CIPI) reveló que dos venezolanos con pasaporte diplomático, emitido por la Cancillería de Venezuela, usaron la vía diplomática para llevar dinero a la Banca Privada de Andorra.

Los dos venezolanos fueron identificados como “asesores” del exministro de Finanzas, Nelson Merentes, en ese entonces presidente del Banco Central de Venezuela. Los dos supuestos diplomáticos tenían antecedentes de tráfico y robo.

En 2011 elPeriodico y Plaza Pública evidenciaron que se autorizaron ciertos “permisos especiales” a allegados de Gloria Torres, hermana de Sandra Torres, para que hicieran uso de un salón de protocolo del Aeropuerto Internacional La Aurora (AILA). Estas personas llevaban en aviones comerciales dinero en efectivo sin declarar a Belice.

Otro de los permisos especiales es los que hay anomalias es el uso de los salones de protocolo del AILA. Estos han sido utilizados discrecionalmente por funcionarios, sus familiares y amigos.

El pasado 22 de febrero el Diario la Hora publicó una nota titulada: “Desorden en uso de salones de protocolo del Aeropuerto La Aurora: los usaban conocidos de alcaldes o diputados”, en la que se explica que dichas instalaciones a cargo de la Dirección General de Aeronáutica Civil (DGAC) fueron mal utilizadas y de manera discrecional durante la gestión de Francis Argueta.

Share.

Comments are closed.